jueves, 31 de julio de 2008

FUERA DE LA IGLESIA NO HAY SALVACION

EXTRA ECCLESIAM NULLA SALUS... Es una verdad contundente que la Iglesia siempre ha creido, defendido y valorado a lo largo de toda su experiencia de Madre y Maestra. Reconocer esto es reconocer la acción salvífica de Cristo que a través de su Cuerpo Místico ha cumplido su promesa de estar con nosotros hasta el fin del mundo (Mt 28, 19-20).

El hecho de que la Iglesia haya guardado con recelo la unicidad universal salvífica y que haya custodiado la pureza en la fe y en las costumbres, según lo estipulado en el contrado divino celebrado entre el Redentor (Mt 16, 18) y "el pequeño rebaño" (Lc 12,32) hace que este dogma sea un pilar de la doctrina eclesiológica católica.

Atañe mas que todo a tres aspectos fundamentales:

Ontológico. La Iglesia queda configurada como Cuerpo Místico de Cristo, que junto con su Cabeza conforman el Christus totus (CIC. 795; San Agustín, ev. Jo. 21, 8), de tal manera que hace indispensable la pertenencia al Pueblo elegido para ser partícipe de la promesa de rendención obrada en Cristo. Es condicio sine qua non es posible salvarse. Mas abajo subrayo la definición dogmática elaborada por Bonifacio VIII en la bula Unam Sanctam.
Así, de esta manera, quien tuviese la osadía de ir libre y voluntariamente y con previo conocimiento en contra de las directrices de la Iglesia en lo referente a la fe y a las costumbres queda automáticamente condenado a las penas reservadas al Demonio. Pero esto lo debemos de comprender en su correcto nivel ontológico. La Iglesia es un "instrumento de salvación" (LG 1) que, al estar en íntima relación con Cristo hasta el extremo de formar un único Cristo Total, entonces hace que sea revestida con un privilegio especial de poder ofrecer por adelantado muchos de los manjares que deleitaremos en el pairaiso, tal como la Eucaristía, Cuerpo de Cristo; la santidad, que será eterna en el cielo; y por ahora de un modo imperfecto el conocimiento mediato de Dios Uno y Trino mediante la fe, que en el cielo se convertirá en visión beatífica. De tal manera existe la Iglesia en sus tres grados: militante, purgante y triunfante (CIC 954), pero es una única Iglesia. Y quien por obstinación y siguiendo su propia conciencia obedeciendo a los hombres antes que a Dios dirige su inteligencia y voluntad contra la Iglesia Católica, que es el estado militante de la única Iglesia de Jesucristo, pues entonces no quiere salvarse, y quien no quiere salvarse pues sólo le queda la opción de la condenación eterna. Porque lo que llamamos popularmente como "cielo" no será otra que la pertenencia al estado de la Iglesia que se denomina triunfante, es decir, que ha vencido a la muerte y al pecado y ahora reina con su Dios y Redentor Jesucristo. En Ap. 7, 9 el evangelista nos hace una figura de esta Iglesia, la cual describe como "una multitud vestida de blanco". Aunque la Iglesia tenga infalibilidad para declarar que una persona humana está ya en el paraíso, ciertamente no tiene infalibilidad para declarar que alguien esté en el infierno, es más, nunca ha declarado en absoluto que alguna persona humana en concreto esté sufriendo las penas eternas, porque eso solo lo define el juicio particular de Dios Nuestro Señor. Pero la advertencia es clara:
“Así pues, declaramos, afirmamos, determinamos y proclamamos que es necesario a toda creatura para su salvación sujetarse a la autoridad del pontífice romano.” La libertad para escoger esta puesta frente a nosotros. Hagamos caso a Dios Nuestro Señor que nos habla por boca del Papa Bonifacio VIII, sucesor de Simón Pedro a quién Nuestro Señor le dijo: "Apacienta mis ovejas" (Jn 21, 17). Así, de esta manera, a nivel ontológico la Iglesia es necesaria para la salvación y fuera de ella nadie se salva, salvo por el juicio de Cristo.




Bulla "Unam Sanctam", 18. Nov. 1302.
Bonifatius Pp. VIII

De unicitate Ecclesiae
Unam sanctam Ecclesiam catholicam et ipsam apostolicam urgente fide credere cogimur et tenere, nosque hanc firmiter credimus et simpliciter confitemur, extra quam nec salus est nec remissio peccatorum ...; quae unum corpus mysticum repraesentat, cuius corporis caput Christus, Christi vero Deus. In qua "unus Dominus, una fides et unum baptisma" [Eph 4, 5]. Una nempe fuit diluvii tempore arca Noe, unam Ecclesiam praefigurans, quae in uno cubito consummata unum, Noe videlicet, gubernatorem habuit et rectorem, extra quam omnia subsistentia super terram legimus fuisse deleta. Hanc autem veneramur et u n i c a m , dicente Domino in Propheta: "Erue a framea, Deus, animam meam, et de manu canis unicam meam" [Ps 21, 21]. Pro anima enim, id est pro se ipso, capite simul oravit et corpore, quod corpus unicam scl. Ecclesiam nominavit, propter Sponsi, Fidei, Sacramentorum et caritatis Ecclesiae unitatem. Haec est "tunica" illa Domini "inconsutilis" [lo 19, 23], quae scissa non fuit, sed sorte provenit. Igitur Ecclesiae unius et unicae unum corpus, unum caput, non duo capita quasi monstrum, Christus videlicet et Christi vicarius Petrus Petrique successor, dicente Domino ipsi Petro: "Pasce oves meas" [lo 21, 17]. "Meas", inquit, et generaliter, non singulariter has vel illas: per quod commisisse sibi intelligitur universas. Sive ergo Graeci sive alii se dicant Petro eiusque successoribus non esse commissos: fateantur necesse est se de ovibus Christi non esse, dicente Domino in loanne, "unum ovile, unum et unicum esse pastorem" [lo 10, 16].

De potestate spirituali Ecclesiae
In hac eiusque potestate d u o s esse gladios, spiritualem videlicet et temporalem, evangelicis dictis instruimur [Provocatur ad Lc 22, 38 et Mt 26, 52]... Uterque ergo est in potestate Ecclesiae, spiritualis scilicet gladiuset materialis. Sed is quidem pro Ecclesia, ille vero ab Ecclesia exercendus. Ille sacerdotis, is manu regum et militum, sed ad nutum et patientiam sacerdotis. Oportet autem gladium esse sub gladio, et temporalem auctoritatem spirituali subiici potestati... Spiritualem et dignitate et nobilitate terrenam quamlibet praecellere potestatem, oportet tanto clarius nos fateri, quanto spiritualia temporalia antecellunt... Nam Veritate testante, spiritualis potestas terrenam potestatem instituere habet, et iudicare, si bona non fuerit... Ergo si deviat terrena potestas, iudicabitur a potestate spirituali; sed, si deviat spiritualis minor, a suo superiore; si vero Suprema, a solo Deo, non ab homine poterit iudicari, testante Apostolo: "Spiritualis homo iudicat otnnia, ipse autem a nemine iudicatur" [1 Cor 2, 15]. Est autem haec auctoritas, etsi data sit homini et exerceatur per hominem, non humana, sed potius divina potestas, ore divino Petro data, sibique suisque successoribus in ipso Christo, quem confessus fuit petra firmata, dicente Domino ipsi Petro: "Quodcumque ligaveris" etc. [Mt 16, 19]. Quicumque igitur huic potestati a Deo sic ordinatae "resistit, Dei ordinationi resistit" [Rom13, 2], nisi duo, sicut Manichaeus, fingat esse principia, quod falsum et haereticum iudicamus, quia, testante Moyse, non in principiis, sed "in principio caelum Deus creavit et terram" [cf. Gn 1, 1]. Porro subesse Romano Pontifici omni humanae creaturae declaramus, dicimus, diffinimus omnino esse de necessitate salutis.

1 comentario:

johanny dijo...

Les recomiendo que busquen en YouTube un video que se llama El Tercer Secreto de Fátima que fue creado por vaticanocatolico.com. También en la página web tienen artículos que explican cómo la Biblia prueba las enseñanzas de la Iglesia católica, la necesidad del sacramento del bautismo para la salvación, los dogmas del Magisterio infalible de la Iglesia católica. Además explican qué le ha ocurrido a la Iglesia católica después del Vaticano II, cómo estamos viviendo la Gran Apostasía profetizada en la Sagrada Escritura y en las profecías católicas. El link del video es el siguiente: El Tercer Secreto de Fátima y el Fin del Mundo